Castillete y chimenea del Pozo Barredo, Mieres, Asturias. Año 2010.

1Comentario
  • AMS

    10 agosto, 2011 at 4:44 pm Responder

    El pozo Barredo es una emblemática explotación minera situada en Mieres (Asturias), España.

    DESCRIPCIÓN

    El Pozo Barredo es una mina subterránea de carbón, sin actividad como tal desde el 31 de julio de 1995, que se encuentra situada dentro del casco urbano de Mieres. En el pozo se continúan con las labores de desagüe debido a la comunicación interior que posee con el Pozo Figaredo de HUNOSA, en la cercana localidad mierense del mismo nombre. El pozo posee 5 plantas, comunicadas entre sí mediante un pozo vertical de extracción con castillete, acceso principal de la mina. Por el pozo circulaban 2 jaulas accionadas por una máquina de extracción de doble tambor desembragable, accionada por un motor eléctrico. Cada jaula tenía capacidad para cuatro vagones, en un único piso. La profundidad total del pozo es de 355 m, estando la 5ª planta situada a una cota de 135 m por debajo del nivel del mar.

    HISTORIA

    La sociedad Fábrica de Mieres, S.A. poseía, a finales del siglo XIX, sobre la ladera oeste del macizo Polio una mina de montaña de carbón conocida como Mina Mariana. Dicha explotación llegó a contar con 15 pisos. El carbón de los diferentes pisos era transportado por el exterior mediante planos inclinados. El inferior de ellos salvaba un desnivel de 90 m, desde el exterior del 1er piso de Mariana hasta la zona conocida como "el Barreo" o "el Barredo",1 en el barrio de Bazuelo. Desde allí partía una línea de ferrocarril minero, inaugurado en 1882,2 que cruzando por Mieres, se juntaba en El Batán con la procedente de Mina Baltasara (también de Fábrica de Mieres), para continuar hasta Ablaña, donde estaba la fundición. Ambos ferrocarriles fueron ideados por Jerónimo Ibrán y Mulá, para sustituir el transporte del carbón con medios animales.

    En el Barredo, Fábrica de Mieres disponía de diversas instalaciones mineras: un lavadero, puesto en marcha en marzo de 1922, y una Central termoeléctrica (1916). Más al sur de Mariana, y a una altitud superior, Fábrica de Mieres poseía otra mina conocida como Corujas o Coruxas. En el año 1926 se instaló un transporte aéreo mediante un Teleférico minero, tricable, de 1800 m de longitud y 21 torres de hierro para llevar la producción al lavadero de Barredo, en sustitución del transporte por pozos utilizado hasta la fecha.

    El descenso de la producción de Mina Mariana y Mina Coruxas, por agotamiento del yacimiento, obligó a Fábrica de Mieres a continuar la explotación del yacimiento en profundidad. Así en 1923 puso en funcionamiento, en la zona de Barredo, el Socavón Barredo, abierto 7 m por encima del nivel de la carretera de Adanero a Gijón. La bocamina del socavón todavía se conserva, con la inscripción "GRUPO MARIANA – 1920". El socavón disponía de un cable flotante para el movimiento de los vagones y estaba conectado con la plaza del 1er piso por un pozo balanza. Dicho pozo balanza se encontraba a una distancia de 60 m del eje del socavón y a 600 m de la bocamina. Tenía sección circular y un diámetro de 4,50 m, estando revestido de hormigón.

    El socavón Barredo marcaba el nivel más bajo del yacimiento accesible mediante galerías, por lo que a partir de 1931 la sociedad empezó a considerar la profundización de un pozo. Esta no comenzó hasta el año 1937, durante la Guerra Civil. Durante ese año sólo se profundizaron 12 m, de los 200 m que alcanzó en 1940. La máquina de extracción se adquirió a Siemens, en Alemania, y comenzó a funcionar en septiembre de 1941.

    Al constituirse HUNOSA en el año 1967, el pozo se integró en la misma, como aportación por parte de Fábrica de Mieres. En 1969 comienza la explotación del macizo comprendido entre 3ª planta (20,7 msnm) y la 4ª planta (-50,0 msnm). La 3ª planta era la planta más profunda del pozo, por lo que el acceso a 4ª planta se realizó mediante un plano inclinado, de 283 metros de longitud y pendiente del 15%.3 En el año 1981 comenzó la reprofundización del pozo, desde 3ª hasta 5ª planta.

    La actividad productiva del pozo finalizó en el mes de marzo de 1995, continuando con las labores de mantenimiento, conservación, desagüe y ventilación debido a su conexión con el entonces pozo San Inocencio de Minas de Figaredo, que posteriormente pasó a ser el pozo Figaredo de HUNOSA. En ese mismo año el interior del pozo, 4ª y 5ª plantas, empieza a ser usado para proyectos de investigación relacionados con seguridad minera por parte del Gobierno del Principado de Asturias. Posteriormente el uso se amplía a instalaciones del exterior, y también a actividades de formación, capacitación y entrenamiento. En el año 2001 se constituye la Fundación Barredo que asume estas tareas.

    ENCIERRO DEL POZO BARREDO

    El pozo Barredo fue escenario de un encierro protagonizado por las comisiones ejecutivas del SOMA-UGT y del Sindicato Regional de la Minería de CC.OO. de Asturias en las fiestas navideñas de 1991. El 23 de diciembre de 1991, 36 sindicalistas, encabezados por José Ángel Fernández Villa y Antonio González Hevia, se encerraron en el interior del pozo, en la 4ª planta, en protesta por el Plan de Reconversión Industrial de HUNOSA. Mientras duró el encierro en el exterior del pozo, en Mieres, y en Asturias, en general, se sucedieron las movilizaciones en contra del plan.

    Los encerrados recibieron la visita de los secretarios generales de UGT y CC.OO., Nicolás Redondo y Antonio Gutiérrez, respectivamente, en apoyo a sus reivindicaciones. El encierro culminó el día 3 de enero de 1992, con los encerrados aclamados por una multitud que fue en manifestación a recibirlos a la salida del pozo. El encierro de Barredo es considerado uno de los hitos del sindicalismo minero asturiano, marcando el fin de una época

    SITUACIÓN ACTUAL

    De las antiguas instalaciones del pozo se conservan varias de ellas, en distinto estado de conservación. Algunas de ellas forman del Parque temático sobre la arqueología industrial minera de Mieres y fueron rehabilitadas dentro del proyecto Rehabilitación del área industrial del Pozo Barredo y Mina Mariana. Este proyecto, con un presupuesto de 2.364.430 €, fue aprobado por el Consejo de Gobierno del Principado de Asturias el 14 de febrero de 2007. Las más destacables son:

    Castillete:
    Con una altura total de 31 m, incluida la visera, fue construido con perfiles de hierro roblonados en 1941. Consta de 4 pies, unidos mediante tirantes, y 2 tornapuntas, también unidos entre sí. Posee 2 poleas que se encuentran, prácticamente en el mismo plano, y a distinta altura, debido a la disposición de la máquina de extracción. El castillete tiene la particularidad de que las tornapuntas son más altas que los pies debido a que su fundación se encuentra al nivel del edificio de la máquina de extracción, más bajo que el nivel del embarque exterior.

    Edificio de la máquina de extracción:
    Es un edificio de 29 metros de largo, por 14 de ancho y 9 de altura, construido con mampostería y ladrillo. En su origen fue la central de las calderas que suministraban vapor a 12 atmósferas a la turbinas de la central eléctrica anexa. En la parte posterior del mismo se encuentra un colector general de humos, subterráneo, y exterior al edificio que desemboca en la chimenea. Se conserva la mayoría de la maquinaria de extracción, construida por la Casa Schalker Elsenhute. A finales del siglo XX se sustituyó el primitivo grupo Ward-Leonard por tiristores dentro de la automatización de la maquinaria.

    Chimenea:
    Es de obra de fábrica y tiene una altura de 50 m. En su coronación tiene un diámetro de 2,10 m.

    Bocamina del Socavón Barredo:
    El Socavón Barredo, de una longitud de 5 km, es el nivel inferior de Mina Mariana. Con una sección de 12 m², está revestido en su mayor parte con obra de fábrica. La bocamina del mismo está ocupada por un edificio de ladrillo y caliza labrada, de 15,70 m de largo por 8,00 de ancho y 7,60 de altura. El edificio está dividido en tres partes: la central, de acceso al socavón y dos salas laterales. Estas fueron utilizadas, una para lampistería de la mina y la otra para oficina de los vigilantes. En su fachada aparece la inscripción "GRUPO MARIANA 1920" debajo del símbolo minero del pico y la maza, en bronce. Las letras originales desaparecieron durante las obras de rehabilitación y fueron sustituidas por otras.

    Edificio de los compresores y la subestación eléctrica:
    Tiene 25 metros de largo por 14 de ancho y 7 de altura, con amplios ventanales en sus cuatro fachadas. Fue concebido para albergar la central eléctrica de Mina Mariana, con dos objetivos: transformar la energía eléctrica que recibía la mina y suministrarla en caso necesario. Para este último objetivo estaba dotada de 2 grupos de 500 CV, formado cada uno de ellos de una turbina vertical Compound, de condesación, de la marca Swidersky, acoplada directamente a un alternador Schuckert de 5 kV.

    Posteriormente, el edificio pasó a albergar los compresores que suministraban el aire comprimido para el funcionamiento de la máquinas y herramientas del pozo. A principios del siglo XXI el edificio fue rehabilitado para albergar la sede de la Fundación Asturiana de la Energía, e instalaciones de la Fundación Barredo. Se conserva el puente-grúa de 20 toneladas con el que estaba equipado.

    Edificio de las oficinas:
    Alberga las oficinas de la Fundación Barredo.

    Lampistería:
    Fue derruida en las obras del proyecto Rehabilitación del área industrial del Pozo Barredo y Mina Mariana.

    Campus de Mieres:
    En la antigua plaza de la madera del pozo hoy se levanta el Campus Universitario de Barredo (Campus Universitario de o de Mieres).

Escribe un comentario

*