Portada del libro 1930-1936. República y Revolución de Octubre, de Ediciones Nobel. Asturias 2007

1Comentario
  • AHM

    27 abril, 2017 at 11:10 am Responder

    La Dictadura de Primo de Rivera dejó al régimen monárquico seriamente dañado. Ni. el gabinete presidido por el general Berenguer —que le sucedió-, ni el del almirante Aznar —que vino después—, fueron capaces de enderezar la situación y volver a la senda constitucional y a la normalidad política.
    Todos los viejos-partidos republicanos, algunos otros de muy reciente creación y promovidos por antiguos políticos monárquicos, los partidos nacionalistas, y algunos miembros del Partido Socialista Obrero Español, a título personal, sellaron el llamado Pacto de San Sebastián el 17 de agosto de 1930. Pretendían la proclamación de la República y hasta que se lograra se encargó de la dirección política un Comité Ejecutivo en el que estaban dos significados políticos asturianos, Indalecio Prieto y Álvaro de Albornoz.

Escribe un comentario

*