Portada del libro 1939-1959. El primer franquismo. La larga posguerra. La autarquía, de Ediciones Nobel. Asturias 2007

1Comentario
  • AHM

    27 abril, 2017 at 11:14 am Responder

    El 1 de abril de 1939, el general Franco dictaba su último parte de guerra, en el que proclamaba la victoria del ejército autodenominado “nacional”, sublevado tres años antes. Para entonces, Asturias llevaba ya año y medio incorporada a la disciplina de ese bando y gobernada, por tanto, bajo el más estrictos control militar. Con una peculiaridad. Si la victoria recién proclamada dividía a la sociedad española en dos bandos, el de los vencedores y el de los vencidos, en Asturias el desgarro era particularmente profundo, como consecuencia del largo enfrentamiento bélico que se había vivido en el territorio asturiano, que había forzado a implicarse directamente a una parte importante de la población; Tras el fin de la guerra los vencedores pasaron a disfrutar del poder en la medida que pudieran y los vencidos con las armas en la mano hubieron de optar por el exilio y, los que no pudieron o no quisieron marchar, por los pelotones de fusilamiento, las cárceles, los malos tratos, el destierro, la pérdida de bienes y el trabajo forzado… Algunos no aceptaron la derrota y prosiguieron la lucha armada hasta entrada la década de los cincuenta, pero esos focos de resistencia fueron poco a poco exterminados.

Escribe un comentario

*