Portada del libro “Caminos del ayer, huellas de mañana”, de Mercedes De Soignie. Asturias. 2016

Categoría

Libros
Publicaciones

Autor

©AHM

1Comentario
  • AHM

    7 julio, 2017 at 3:31 pm Responder

    En el mes de octubre de 1838, el ingeniero belga Adolfo de Soignie Silez llega a Avilés (Asturias) con destino a La Real Compañía Asturiana de Minas en Arnao.
    “Uno de mis profesores, M. Adolfo Lesoinne, industrial de primera nota en Lieja cuya familia tenía con España relaciones antiguas e intereses de monta, me dispensaba particular afecto, mirándome como a un hijo suyo o poco menos. Poco antes de ultimar el curso académico se brindó a llevarme consigo a Asturias a dirigir las minas que poseía su familia. Nada podía serme más grato, acepté pues la oferta previo asentimiento de mis padres. Mis abuelos maternos eran aragoneses, llegados a Bélgi­ca en tiempos de Carlos I de España, y establecidos en Gante. Por circunstancias que ignoro ansiaba mi madre volver, (o que sus hijos lo hicieran) a la tierra de sus mayores, y nos la pintaba a cada paso con lágrimas en los ojos, como la patria de los hidalgos, cuna de todo engrandecimiento de las letras. ( … ) Obviando los deseos de mi tío Dupont, acepté como una dicha inesperada la proposición de M. Lesoinne”.
    Muchos años y cuatro generaciones más tarde, la familia De Soignie está a punto de desaparecer de la villa astu­riana. De su paso apenas quedan vestigios, que descubrimos en el transcurso de esta novela.
    Caminos del ayer, huellas del mañana, está basada en una historia real. A través de los personajes y de sus trayectorias recorremos diferentes itinerarios a lo largo de dos siglos.

Escribe un comentario

*