ADIOS A UN GRAN AMIGO DEL ARCHIVO HISTÓRICO MINERO.

http://pozosanfructuoso.wordpress.com/

9ef84e4a-c4f5-2fff-ab14-bf17d043fe2d@yahoo.com

El día 5 de Noviembre nos llega la triste noticia del fallecimiento de Ismael Fernández Álvarez, gran artesano del acero y conservador de la memoria minera de Asturias. 

Voy a hacer una breve reseña de mi amigo Ismael Fernández Álvarez, que dejó un hueco y un recuerdo imborrable tanto en su familia como en sus amigos. Ismael nació  en Turón en 1934, de una familia minera humilde. Trabajó durante muchos años en Hulleras de Turón, en la Mina Clavelina, en Pozo Espìnos, en Pozo Santa Bárbara, en tareas de mantenimiento, donde llegó a ser un buen y experto  oficial mecánico. Con  la absorción  de Hulleras de Turón por Hunosa, dejó la minería y se fue a trabajar  a Cataluña. Luego regresó a Asturias y se incorporó a la empresa ENSIDESA, donde trabajó hasta su jubilación, en la factoría avilesina. A pesar de ser una persona con estudios básicos, siempre demostró una gran agudeza intelectual y manual. Destacó como maquetista amateur y construyó la magnifica maqueta del Pozo San Fructuoso, y más de un millar de maquetas de vagones de todo tipo: Volquetes, mesillas, cubas, locomotoras, basculadores, tolvas…Todo a escala, archivando los planos de tan magnífica obra, para que quedase reflejado su exquisito trabajo.

Amó toda su vida el mundo minero, y solo o en nuestra compañía, recopiló miles de fotos de las minas asturianas, para que no quedase en el olvido el recuerdo de más de cien años de minería en Asturias.

Colaboró con la página web del Valle de Turón con muchas aportaciones y siempre participó en todas las cosas relacionadas con la minería para las que fue requerido. Era colaborador con la página del Archivo Histórico Minero y publicó varios artículos en diferentes medios. Todo un ejemplo de paisano en el sentido más amplio del término , que dejó una huella imborrable y un legado maquetístico importante.

La familia está gestionando de que se pueda exponer la maqueta del pozo en el municipio mierense del que era originario. Un sitio estupendo, podría ser en las remodeladas instalaciones del Pozo Santa Bárbara, en la Rabaldana, pozo en el que trabajó muchos años y al que tenía un especial cariño.

Gente como él es la que es un ejemplo concreto de amor al trabajo bien hecho y se superación personal.

Descanse en Paz. Siempre tendrá un lugar en nuestro recuerdo.

Texto y fotos – José Hortensio Velasco Rabanal.

jul197

Sin comentarios

Escribe un comentario

*